Pastoral de la salud Atención humana de enfermos y personas solas

La Pastoral de la salud es el esfuerzo por una presencia adecuada de la Iglesia en el mundo de los enfermos.

Su objetivo principal es: Atender humana y espiritualmente a los enfermos y personas solas de la comunidad.  Además, despierta la conciencia en la parroquia de que todos somos responsables de esa presencia adecuada de la Iglesia en el mundo de la salud.

Esta misión se lleva a cabo a través de un equipo de voluntarios y de un sacerdote.

Somos parte de la comunidad parroquial y, en su nombre, enviados por la Iglesia. A través de ellos es Jesucristo y su Iglesia quien visita, atiende, escucha y ama al enfermo o a la persona.

Nos reunimos periódicamente para compartir la realidad de nuestra parroquia en este campo.

Oramos por los enfermos.

Estamos en comunión con la Pastoral Diocesana y Arciprestal. Nos orientan, animan y forman.

Visitamos a las personas enfermas o solas que lo deseen. También en algunas residencias y hospitales.

El sacerdote, semanalmente, visita y lleva la comunión a los enfermos que lo desean. También la Unción de Enfermos.

Preparamos la Pascua del Enfermo, en mayo, con la celebración del sacramento de la unción de forma comunitaria.

Otras acciones puntuales.

Recordamos a las familias que se pongan en contacto con la parroquia cuando precisen de este servicio.

No olvidemos que hay muchas personas que han vivido una vida intensa de fe, que han celebrado con nosotros especialmente la eucaristía y ahora por su enfermedad no pueden asistir. Este es el momento en el que la comunidad puede hacerse presente en sus vidas con la visita y los sacramentos.

Que ninguna compasión mal entendida prive a nadie de la recepción en paz de los sacramentos que le preparan para el paso a los brazos de Dios Padre.