Salmo 1, 1-2. 3. 4 y 6 Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor.

Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los impíos;
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos,
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche. R.

Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón,
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin. R.

No así los impíos, no así:
serán paja que arrebata el viento.
Porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal. R.

30 Consejos del Padre Sam para vivir mejor la Santa Misa (II) Para que vivas de una manera adecuada la Santa Misa

Sacramento de Eucaristía-Carmelitas Descalzos Tenerife

 

Como lo he dicho en una reflexión en mi canal de Youtube, nosotros los seres humanos somos -incluso- más dichosos que los ángeles, pues ellos pueden alabar a Dios, servirle, etc., pero nosotros, además de eso, podemos alimentarnos de su Cuerpo y de su Sangre, en el sacramento de la Eucaristía. Por eso, hoy te dejo estos consejos para que vivas de una manera adecuada la Santa Misa.

  1. Guardar la calma si alguien se equivoca en el servicio al altar.
  2. Ponerse de pie en cuanto comienza el Aleluya.
  3. Preparar la ofrenda antes de Misa.
  4. En el momento de la paz, saluda solo a los que estén cercanos a ti.
  5. Respetar los límites que otros pueden tener (al momento de dar la Paz).
  6. No añadir el Amén al final del Padre Nuestro (durante la misa se omite).
  7. Ponerse de rodilla durante la consagración (si no se está imposibilitado).
  8. Hacer una leve inclinación antes de recibir la Sagrada Comunión (mientras el que va delante la recibe).
  9. Decir “Amén” cuando el Sacerdote te dice “El cuerpo de Cristo”.
  10. Al recibir la comunión, dejar rápido el espacio al que sigue.
  11. Inclina tu rostro al momento de recibir la bendición.
  12. No repetir la fórmula de bendición, tú sólo responde “Amén”.
  13. Orar después de Misa agradeciéndole al Señor el don de la Eucaristía.
  14. No salir antes de que termine la Santa Misa (con el canto final).
  15. Despedirse tranquilamente.
No te olvides poner en práctica estos consejos,
pues es un momento sublime la Santa Misa.
Y si alguno no los pusiera en práctica,
con caridad podrías hacerle la corrección.