Cofradía del Carmen Se es cofrade cada día

A mediados del siglo XII, un grupo de devotos de Tierra Santa procedentes de Occidente, decidieron instalarse en el mismo valle que sus antecesores y escogieron como patrona a la Virgen María. Allí construyeron la primera iglesia dedicada a Santa María del Monte Carmelo. Desde su monasterio no quisieron crear una nueva forma de culto mariano, ni tampoco, el título de la advocación, respondía a una imagen en especial.

Estos devotos que decidieron vivir en comunidad bajo la oración y la pobreza, fueron la cuna de la Orden de los Carmelitas, y su devoción a la Virgen permitió que naciera una nueva advocación: Nuestra Señora del Carmen.

“Flor del Carmelo

Viña florida

Esplendor del cielo

Virgen fecunda y singular

¡Oh, Madre tierna!

Intacta de hombre,

a los carmelitas

proteja tu nombre.

Estrella del mar.”

El Escapulario del Carmen

El Escapulario del Carmen, como regalo de la Santísima Virgen, es símbolo de una consagración. La propia Madre de Dios fue la que hizo alusión a esa consagración, cuando le dijo a San Simón Stock, en la gloriosa madrugada del 16 de julio de 1251: “…es un pacto de paz y amistad que hago contigo y todos los carmelitas…”. Como si dijese: quiero que este pacto que hago contigo, con fundamento en una eterna amistad, esté expresado en mi escapulario, como símbolo de la consagración que me hacéis al recibirlo.

  • Es una señal de alianza con Nuestra Señora. Con su uso, manifestamos nuestra consagración a Ella.
  • Es una señal de salvación. Quien muere con él no padecerá el fuego del infierno.
  • La Santísima Virgen librará del purgatorio, el primer sábado después de la muerte, a todos los que lo porten.
  • Es una señal de protección en todos los peligros.

Ser Cofrade

  • Ser cofrade de la Virgen es definirse como cristiano y católico.
  • Ser cofrade es dar testimonio del Evangelio en nuestra vida diaria y servir al prójimo.
  • Ser cofrade es ser hermanos con otros hermanos. Ello implica compartir, amar, acoger, aceptar.
  • Ser cofrade es acompañar a la Virgen en la procesión, pero también durante todo el año y dejarse acompañar por Ella.
  • Ser cofrade no es solamente en una novena, es una actitud permanente.

Se es Cofrade día a día

CULTOS DE LA COFRADIA DEL CARMEN:

Sabatina. Todos los sábados, a las 17.30 horas.

Triduo de ánimas: 31 de octubre y 1 y 2 de noviembre.

Novena del Carmen: del 7 al 15 de julio.

Festividad del Carmen, el 16 de julio.