Ante el Día de la Caridad Festividad del Corpus Christi

Con motivo de la Festividad del Corpus Christi, Día de la Caridad, que se celebra el 23 de junio con el lema, “Y renuevas la faz de la tierra” (Salmo 103), la campaña de CÁRITAS se centra en la oportunidad de agradecer y alabar a Dios por el don de la creación, y, sobre todo, el regalo de su Hijo Jesucristo sobre el ara del altar. Efectivamente, la creación es bella y buena porque ha salido de las manos de Dios: “Y vio Dios que era bueno” (Génesis 1). En la fiesta del Corpus, las calles de los pueblos y ciudades se adornan con toda clase de flores como un hermoso homenaje al Cuerpo de Cristo. Él nos bendice pasando por nuestro lado y todos, ancianos, enfermos, niños, jóvenes y adultos caminando y cantando al Amor de los Amores. El día del Corpus Christi, Día de la Caridad, la Iglesia recuerda que la Eucaristía sin caridad se convierte en culto vacío. San Juan Pablo II nos decía: “No podemos engañarnos: por el amor recíproco y, en especial, por el desvelo por el necesitado seremos conocidos como discípulos auténticos de Cristo. Este es el criterio básico merced a la cual se comprobará la autenticidad de nuestras celebraciones eucarísticas”. El Cuerpo de
Cristo nos urge a acompañar a los pobres y construirles andamios de esperanza en un futuro mejor, como Dios quiere. No olvidemos que Jesús mismo nos ha dicho en el Evangelio que lo que hagamos o dejemos de hacer con los necesitados, a Él mismo se lo hacemos (Mateo 25).

Comisión Episcopal de Pastoral Social